Cómo elegir tu tipo de alojamiento web

Un aspecto esencial, al que no le prestamos la atención que se merece, es la elección del alojamiento web. Hosting web por su traducción al inglés. Si no tenemos mucha idea dejamos en mano del proveedor esta elección, y si tenemos un mínimo de idea, solemos recurrir al más económico… Vamos a ver los diferentes tipos de alojamiento web y algunos consejos a la hora de elegir el mejor hosting para tu web. 

Primero tenemos que saber… ¿Qué es un hosting o alojamiento web?

Básicamente se trata del espacio o lugar donde se aloja, valga la redundancia, un sitio web, como por ejemplo un blog o un e-commerce para que cualquiera que tenga acceso a internet pueda verlo.

Tienes que tener en cuenta que para definirlo te puedes encontrar con una lista relativamente amplia de sinónimos, como por ejemplo: hosting (como te hemos dicho más arriba), alojamiento hosting o web hosting entre otros.

Tipos de hosting web

1. Hosting compartido 

Tu web estará alojada en un servidor a compartir entre otras muchas páginas. 

Ya que estarás compartiendo la misma máquina entre muchas páginas, tu web podrá pagar “los pecados” de esas otras páginas.

Se puede dar el caso de que una página con la que estemos compartiendo servidor, sufra un ataque o tenga un fallo de programación y o bien perjudique el rendimiento o directamente haga caer el servidor.

Es el tipo más económico.

2. VPS (Servidor privado virtual)

Es el paso intermedio entre el alojamiento compartido y el dedicado.

No llegamos a tener una máquina sólo para nosotros, pero sí que tendremos un espacio reservado, con unos recursos dedicados sólo para nosotros.

Actualmente se encuentran con precios bastante económicos, el problema que nos encontramos es que la mayoría de las veces tendremos que ser nosotros los encargados de configurar y mantener el servidor, por lo que si no sabemos de administración de servidores tendremos que contratar ese servicio aparte.

3. Servidor dedicado

Es el Ferrari de los alojamientos web. La mejor solución si queremos tener el máximo control de lo que existe en nuestra máquina y buscamos el máximo rendimiento.

Al igual que los VPS, tendremos que ser nosotros los encargados de administrar el servidor.

Como su nombre indica, dispondremos de una máquina sólo para nosotros. Tendremos todos los recursos disponibles.

Es la mejor opción si tenemos una web con muchas visitas y/o muy exigente de recursos.

4. Cloud hosting.

Actualmente hay una nueva oferta en el mercado del alojamiento web. El cloud hosting.

Para entender de forma rápida el cloud hosting, debemos pensar en que nuestra web no estará en un servidor sino en muchos servidores.

El cloud hosting es una red de servidores pensada para ofrecer la máxima estabilidad. Los recursos estarán compartidos entre varias máquinas de forma que si falla una, siempre habrá otra que responda, ofreciendo máxima estabilidad.

Además son hostings muy escalables, es decir, que en cualquier momento podemos exigir más recursos para nuestra web si lo necesitamos.

El problema suele ser el precio y las opciones de configuración aunque cada vez más son las empresas que apuestan por ello y poco a poco iremos viendo un ajuste en los precios y más facilidades para su administración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.